¿Qué se sabe de la droga «pollo» que ya es vendida en Guatemala?

Comparte esta noticia

Cinco sectores de la ciudad y seis departamentos concentran la comercialización de drogas al por menor, un mercado ilícito ahora controlado por pandillas y con una presencia destacada en las proximidades de discotecas y bares, según la Policía Nacional Civil (PNC).

Cristina, una joven de 21 años, frecuenta lugares de moda en las zonas 4, 9 y 10.

Aunque afirma no consumir drogas, ha sido testigo del funcionamiento de este oscuro mundo.

Comenta: «Hay lugares donde la venta ocurre sin restricciones. El consumo se da en las mesas, especialmente durante las primeras horas de la madrugada. Aunque los bares cierren, el consumo continúa en su interior».

Aunque la zona 10 ya no tiene la mayor concentración de discotecas, sigue siendo atractiva para quienes buscan entretenimiento y sigue siendo un área donde persiste la venta de drogas al menudeo, según agentes antinarcóticos de la PNC.

Los investigadores señalan que la distribución de drogas al menudeo es constante y que deben enfrentarse a las estrategias de los traficantes, quienes las esconden en cualquier lugar, como desagües o grietas en las paredes.

Afirman que la venta y el consumo de cocaína y metanfetaminas son predominantes en las zonas 3, 4, 7, 9 y 10, especialmente en los alrededores de estos lugares.

El director adjunto de la PNC, David Boteo, destaca que el trabajo para llevar a cabo operativos ha sido constante, ya que después de la pandemia, las pandillas tomaron el control de los puntos de distribución, especialmente en la capital y algunos departamentos, debido a su conexión con los cárteles del narcotráfico.

«Chimaltenango, Sacatepéquez, Guatemala, Izabal, Zacapa y Escuintla son los departamentos que presentan mayores problemas con el narcomenudeo», subraya.

En relación con la venta de drogas en bares y discotecas, el jefe policial destaca que este año han detenido a varios distribuidores en los alrededores de estos negocios, ya que no son los propietarios quienes cometen el delito.

«Son individuos que entran al establecimiento y ofrecen la droga, aunque no siempre son desconocidos, ya que cuentan con el consentimiento de los propietarios. El problema con las discotecas es que no se pueden allanar debido a sus horarios de funcionamiento», advierte.

Boteo reconoce que durante los operativos ejecutados en discotecas, los distribuidores «tienen tiempo de deshacerse o esconder los estupefacientes».

Además, observan que hay menores de edad trabajando en el negocio, ya sea consumiendo alcohol o teniendo un estatus migratorio irregular.

Droga «pollo»

Los investigadores antinarcóticos señalan que el mercado de la cocaína ha disminuido y que las pandillas, mediante conexiones con cárteles de drogas mexicanos, están intentando introducir nuevas sustancias.

Una de ellas es conocida como «pollo» porque se elabora con excremento de aves, y en los próximos meses no descartan la llegada del fentanilo, una sustancia que preocupa al Gobierno de Estados Unidos por su alto nivel de consumo.

Este tipo de droga no tiene sabor ni olor, pero es 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más que la morfina.

Mezclas mortales

Javier Ramírez, asesor en reducción de la demanda y coordinador del programa nacional de Prevención Comunitaria de la Seccatid, advierte que las mezclas «artesanales» para obtener efectos más intensos en el organismo son mortales.

«Todas las excretas humanas o de animales contienen gas metano que provoca alucinaciones, pero es muy dañino para el organismo», explica.

Añade que la droga llamada «pollo» solía fabricarse en las cárceles del país, pero los propios reclusos la prohibieron debido a los efectos perjudiciales que causaba.

«Hay personas que han mezclado marihuana con éter, gente que consume el té de la flor florifundia», añade.

Ramírez enfatiza que el fentanilo es una droga que provoca hasta 200 muertes diarias en Estados Unidos, y el sistema de salud de Guatemala no está preparado para combatir el consumo de esta nueva sustancia, ya que aumentarían las enfermedades cardiovasculares y neurológicas.

Noticias relacionadas