Banner claro febrero 2023

El Acatenango, un desafío para los amantes de los volcanes en Centroamérica

Banner Lateral TSE

Después de lo peor de la pandemia de la Covid-19, el volcán de Acatenango, en el centro de Guatemala, se ha convertido nuevamente en punto de atracción para turistas locales y extranjeros, en un coloso considerado el tercer pico más alto de Centroamérica.

Este volcán no es para cualquiera: con sus 3.976 metros de altura sobre el nivel del mar, el ascenso es bastante dificultoso y requiere muchas veces del uso de guías, expertos en el terreno para auxiliar a turistas y a montañistas novatos.

Ubicado en el centro de Guatemala, específicamente en el departamento (provincia) de Chimaltenango, el coloso es el tercero más alto de los 32 que tiene el país y también de Centroamérica, solamente por detrás del Tajumulco y Tacaná, también en Guatemala.

EL CAMINO A LA CIMA

Para llegar a la cima del volcán, el ascenso inicia en un poblado denominado La Soledad, 70 kilómetros al oeste de la Ciudad de Guatemala, donde empieza la preparación mental y física para enfrentar las entre cinco y ocho horas que lleva el camino al pico del coloso.

La primera parte del tramo es un terreno de arena repleto de piedras, muy empinado, por lo que las pantorrillas son la primera parte del cuerpo que empieza a sufrir con la escalada.

En el entorno es posible observar siembras de maíz y flores que pertenecen a la comunidad que vive en las faldas del volcán.

Después de las primeras dos horas de camino, la vegetación cambia: se acaban las siembras y empieza un bosque nuboso, repleto de árboles con musgo.

A partir de la cuarta hora de trayecto, el camino se hace estrecho y muchas veces hay que salirse de la vía cuando algunos locales descienden en caballo, mientras empieza la dificultad para respirar cuando se acercan los 3.000 metros de altura.

Pese a que la Ciudad de Guatemala está a 1.500 metros de altura, ello no evita que muchos turistas, procedentes de la urbe metropolitana, sufran también de dolores de cabeza y de palpitaciones aceleradas, además de la dificultad de respirar, por el llamado «Mal de montaña», es decir por niveles más bajos de oxígeno de lo habitual.

«Es un ascenso retador, pero la vista en la cima es una experiencia única para los visitantes», detalla a EFE el guía local Jaime Sis, de 48 años y con tres décadas de experiencia acompañando turistas al pico del volcán.

La especialización de Sis es aún más profunda: su padre ayudó a construir hace 40 años uno de los senderos utilizados por los turistas para el ascenso.

Acatenango, una vista maravillosa

Al llegar a la cima, la primera tarea es armar fogatas ya que la temperatura roza los cero grados.

Tras abrigarse, la vista es maravillosa y permite observar en muchas ocasiones la actividad del volcán de Fuego, un coloso vecino que puede llegar a tener de 6 a 8 explosiones por hora.

Sis, cuya familia completa se sostiene de realizar recorridos privados por los volcanes de Acatenango y Fuego, recuerda que durante la pandemia vivieron tiempos difíciles por la falta de visitantes.

Sin embargo, la tristeza se ha convertido en alegría para Sis en los últimos meses con la desaparición de la pandemia: «En esta temporada vienen más de 500 personas a subir el volcán los fines de semana».

El experimentado hombre de montaña recomienda a los visitantes que buscan llegar a la cumbre del coloso por primera vez llevar ropa térmica para el frío, zapatos adecuados y advierte que lo más importante es mantener un estilo de vida saludable para «no sufrir demasiado» al adentrarse en el terreno difícil.

La contratación de guías locales es posible llevarse a cabo en la entrada del sendero y sus servicios van desde los 50 dólares en adelante.

El tipo de ascenso más popular es aquel que se hace durante el día, para llegar al campamento por la tarde, pernoctar en la cima y con suerte observar algunas explosiones del volcán de Fuego, además de la salida del sol.

También hay ascensos rápidos donde los montañistas suben por la noche para estar en la cima al amanecer y bajar nuevamente con prisa sin permanecer en los campamentos.

De acuerdo con los guías, la mejor época para ascender el volcán abarca de enero a abril, debido a que en dicho período la temperatura no es tan baja y los amaneceres en esta temporada suelen ofrecer espectaculares cielos naranjas.

Banner Horizontal 2 TSE

ULTIMAS NOTICIAS

¿Tamales mexicanos adaptados para el SuperBowl?

De vender tamales en la calle frente a una lavandería en Phoenix (Arizona), ahora la empresaria es conocida por su variedad de tamales, con más de una veintena de sabores internacionales

Guatemaltecos sobreviven a terremoto en Turquía

Varios guatemaltecos vivieron momentos de terror durante el terremoto que afectó a Turquía.

Douglas Sequeira, así vivió el partido desde la banca ante Municipal

Mixco ahora está enfocado en el juego ante Xinabajul - Huehue el cual se realizará este fin de semana en el Estadio Santo Domingo

Real Madrid rumbo al Mundial de Clubes con varias bajas

Antes de desplazarse a Rabat, donde el miércoles se enfrenta al Al Ahly en semifinales, el Real Madrid completó su único entrenamiento en la ciudad deportiva de Valdebebas

TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR

Banner Horizontal 2 TSE