Emergencia sanitaria en Brasil previo al Carnaval de Rio

Comparte esta noticia

Ante el preocupante aumento de los casos de dengue, las autoridades de Río de Janeiro, Brasil, han declarado una emergencia sanitaria.

En Brasil, los incidentes de dengue se han cuadruplicado en enero en comparación con el mismo mes del año pasado, lo que ha generado alarma entre las autoridades de salud.

En Río, se han registrado más de 10 mil casos en lo que va del año, superando considerablemente los 23 mil casos reportados en todo 2023.

El dengue puede provocar una serie de síntomas graves, como fiebre, dolores de cabeza intensos, malestar detrás de los ojos, dolores musculares y articulares, así como una erupción cutánea característica.

te puede interesar: NFL Anuncia Que Los Philadelphia Eagles Jugarán En Brasil 

Ante esta situación, la alcaldía de Río ha anunciado la apertura de 10 centros de tratamiento especializados para atender a las personas afectadas por el dengue.

El secretario de salud de la ciudad, Daniel Soranz, ha destacado la importancia del tratamiento temprano para reducir el número de casos graves y evitar muertes relacionadas con la infección.

Medidas de prevención en el Carnaval de Brasil

Además de proporcionar atención médica, las autoridades de salud están instando a la población a tomar medidas preventivas, como eliminando cualquier agua estancada donde los mosquitos puedan reproducirse.

Los esfuerzos de control también incluyen fumigaciones en áreas afectadas y campañas de concienciación pública, con anuncios de salud en lugares como el emblemático Sambódromo, donde las famosas escuelas de samba de Río se preparan para desfilar durante el Carnaval.

Estas medidas buscan mitigar el impacto del dengue y proteger la salud de la población durante esta importante celebración.

Noticias relacionadas

 

¡En alerta! Superar 2 ºC de calentamiento global causaría un deshielo importante en el hielo antártico

La plataforma de hielo Filchner-Ronne, la segunda más grande de la Tierra, es un inmenso bloque de hielo que se extiende por el sur del mar de Weddell, en la Antártida, y que, aunque cada año se derrite a mayor velocidad, aún está "relativamente estable".