EE.UU. abrirá corte virtual para atender inmigrantes enviados a México

Comparte esta noticia

Las autoridades migratorias en Laredo, Texas, comenzarán a procesar a partir del 16 de septiembre los casos de asilo de inmigrantes que fueron regresados a México, como parte del Protocolo de Protección de Inmigrantes [MPP, por sus sigas en inglés], mejor conocido como “Permanecer en México”.

Los solicitantes de asilo serán atendidos por jueces a través de videoconferencia. Según funcionarios locales en Laredo, alrededor de 26 jueces escucharán los alegatos de los inmigrantes en horarios comprendidos entre las 6:00 a.m. y las 7:00 p.m.

Las audiencias virtuales se realizarán bajo una carpa gigante todavía en construcción.

El MPP comenzó a ejecutarse a partir del 9 de julio en Laredo. A finales de ese mismo mes, más de 500 inmigrantes fueron devueltos desde esa puerta de entrada a Nuevo Laredo, en México. En total, 25 mil personas han sido retornadas a territorio mexicano, según el más reciente reporte del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. (DHS, por sus siglas en inglés).

Bajo la política actual, “los que no están sujetos a MPP incluyen niños extranjeros no acompañados, ciudadanos de México, extranjeros con circunstancias especiales que incluyen problemas conocidos de salud física o mental”, según un portavoz de DHS.

Según el representante del distrito 28 de Texas Henry Cuellar es probable que solo entre el 50 y 55 % de los inmigrantes devueltos a México busquen presentarse ante un juez en EE.UU., el resto regresarán a sus países.

“Lo que me están diciendo las autoridades es que las personas de Centroamérica se van a regresar, la gran mayoría, pero las personas de Cuba, Venezuela y Africa son las que dicen que quieren una audiencia”, dijo el legislador demócrata a la Voz de América.

Noticias relacionadas

 

¡En alerta! Superar 2 ºC de calentamiento global causaría un deshielo importante en el hielo antártico

La plataforma de hielo Filchner-Ronne, la segunda más grande de la Tierra, es un inmenso bloque de hielo que se extiende por el sur del mar de Weddell, en la Antártida, y que, aunque cada año se derrite a mayor velocidad, aún está "relativamente estable".