Arranca el juicio contra Dani Alves en Barcelona

Comparte esta noticia

El proceso judicial contra Daniel Alves, presunto acusado de agresión sexual a una joven en Barcelona el 30 de diciembre de 2022.

Se implementó un fuerte dispositivo de seguridad para proteger tanto al futbolista de los medios como la privacidad de la víctima, quien llegó acompañada por una unidad especial de los Mossos d’Esquadra a la Ciudad de la Justicia de la capital catalana.

A pesar de los intentos de la defensa por llegar a un acuerdo con la acusación, la negativa de Alves a admitir una violación, manteniendo que fue una relación sexual consentida en todas sus versiones ante el juez, impidió cualquier pacto.

Alves, quien ha estado en prisión preventiva en Brians 2 durante un año y 15 días, se enfrenta a una posible condena de 12 años, la máxima solicitada por la supuesta víctima, mientras que la Fiscalía pide 9 años.

Te puede interesar: Dani Alves Pide Anular El Proceso En Su Contra

El juicio, que comenzó con un retraso de media hora, se extenderá hasta el próximo miércoles y es público, excepto durante la declaración de la joven, que tuvo lugar este lunes y no fue grabada para proteger su privacidad.

Durante todo el proceso, se colocó un biombo entre ella y Alves para evitar cualquier contacto visual.

Alta Seguridad para Dani Alves

Alves llegó a los juzgados en un furgón policial y fue visto por primera vez en el banquillo de los acusados.

Vestido con pantalones vaqueros y una camisa blanca, mostraba un rostro serio y nervioso, consciente de que las próximas 48 horas determinarán su futuro.

Su hermano Ney Alves y su madre, Doña Lucía, estuvieron presentes en la Ciudad de la Justicia, visiblemente preocupados, con la señora incluso enjuagándose las lágrimas ante el complicado horizonte que enfrenta su hijo.

Noticias relacionadas

 

¡En alerta! Superar 2 ºC de calentamiento global causaría un deshielo importante en el hielo antártico

La plataforma de hielo Filchner-Ronne, la segunda más grande de la Tierra, es un inmenso bloque de hielo que se extiende por el sur del mar de Weddell, en la Antártida, y que, aunque cada año se derrite a mayor velocidad, aún está "relativamente estable".