Tamim bin Hamad transformó Qatar en una potencia con sospechas de corrupción

La imagen de Tamim domina los pequeños locales de comida callejera, hoteles, peluquerías y hasta tiendas de merchandising en Qatar.

El emir de Qatar es una figura omnipresente en este pequeño Estado a orillas del golfo pérsico.

Será su figura la que domine este domingo la ceremonia inaugural del Mundial, que será vista y seguida por millones de espectadores alrededor del mundo.

Hace poco más de medio siglo, la familia Al Thani vivía en una casa de dos plantas cerca del mar, cuando en la costa solo había arena, barcos y algunos buscadores que todavía sobrevivían a la crisis de la perla.

Primero fue el petróleo y más cerca en el tiempo el gas, lo que catapultó este pequeño emirato a disputarle el poder a sus vecinos más poderosos, como Arabia Saudita, Irán e Irak.

En Tamim bin Hamad, pero también en su antecesor, su padre, Hamad bin Khalifa, se explica por qué invirtieron más de US$200 mil millones en los últimos años y el Mundial es solo un escalón para insertarse en el tablero internacional.

En 1995, Hamad bin Khalifa depuso en un golpe no violento a su padre, hasta ese entonces quien regía los destinos de la familia y del país, mantenía un bajo perfil y una política de no intervención, algo que era del agrado de los saudíes. Pero poco después todo cambió en esta península, quince veces más pequeña que Uruguay.

Petróleo, gas, marcas y fútbol

El gran salto de Qatar se dio a mediados de los 90, cuando se asoció con empresas norteamericanas y japonesas para convertirse en el mayor exportador mundial de gas licuado (GNL) y explotar así las reservas que habían descubierto en el mar.

Los dólares empezaron a fluir de a miles de millones y entonces los Al Thani idearon un ambicioso plan de expansión.

En los finales del siglo pasado, surgieron algunos de los símbolos del nuevo país, como la cadena Al-Jazeera, la aerolínea Qatar Airways, y se plantaron las bases de Qatar Investment Authority, el fondo soberano de inversión que expande sus brazos por Europa, Asia y los Estados Unidos.

Manejado por la familia real, tiene acciones en la Bolsa de Londres, en las automotrices Volkswagen y Porsche, adquirió marcas emblemáticas como las tiendas Harrods, las joyerías Tiffany, el estudio de Hollywood Miramax, y participa en compañías como British Airways, los bancos Barclays y Credit Suisse, entre muchas otras alrededor del planeta.

Se estima que solo en el Reino Unido, donde el actual emir y gran parte de la familia real se formó, lleva invertidos más de 50 mil millones de dólares.

Pero fue con el fútbol que los Al Thani abrieron aún más sus horizontes.

Corrupción

En 2005, Tamim fundó Qatar Sport Investiments. Uno de sus primeros golpes de efecto fue la compra de un club en crisis, en el que gastó cerca de mil millones de dólares y donde actualmente juega Leo Messi: el Paris Saint-Germain.

También invirtió en el Barcelona y sueña con llevar a su país los Juegos Olímpicos.

Sin dudas, el hecho transformador fue obtener, en 2010, la organización de este Mundial.

Fue un proceso marcado por la poca transparencia, con fuertes acusaciones de corrupción, el de llevar la copa del mundo al desierto, en una sola ciudad y donde hubo que cambiar hasta la fecha de inicio.

Pese a pelear con federaciones de países como Estados Unidos, Australia o Japón, Tamim siguió adelante.

Nada lo detuvo para cumplir con el plan Qatar National Vision 2030, hacia donde apunta el nuevo país.

Líder de la nueva generación

“Hay que tener en cuenta que Tamim subió al poder tras la abdicación de su padre Hamad en 2013. Algunos consideran que la abdicación habría sido a consecuencia de la política exterior que Qatar implementó en los diversos conflictos de la primavera árabe, que enfrentaron a Qatar principalmente con Arabia Saudita y Emiratos Árabes. Por lo tanto, Tamim tenía apenas 4 años de mandato cuando comenzó el bloqueo de sus vecinos, que para algunos fue un intento de marcar los límites al nuevo emir”, explica a LA NACION desde Doha Luciano Zaccara, un argentino especialista en Estudios Árabes e Islámicos que actualmente es profesor en el Centro de Estudios del Golfo de Qatar University.

Y amplía sobre la figura del monarca que rige los destinos políticos y económicos del país: “Tamim es muy querido y respetado entre los qataríes, sobre todo tras el bloqueo que sufrió el país entre 2017 y 2020. El hecho de que Qatar no haya, en principio, aceptado ninguna de las demandas del cuarteto compuesto por Arabia Saudita, Emiratos Árabes, Bahréin y Egipto hizo que afianzara su posición como líder tanto en Qatar como en el contexto regional”.

Para Guillermo Nicolás, diplomático de carrera especialista en Medio Oriente y actual embajador argentino en Doha, el ascenso de Tamim se produjo “para que todo el proceso que iba a derivar en la llegada del Mundial lo encabezara una nueva generación de dirigentes, con ideas y proyectos nuevos. Todos ellos formados en el extranjero”.

Y destaca ante la consulta de LA NACION que la figura del emir “representa la nueva generación y la modernidad para los estándares del golfo pérsico y una cara mucho más amable hacia el mundo occidental”.

 

ULTIMAS NOTICIAS

Yakin: «Brasil tiene jugadores para tres equipos»

Murat Yakin reconoció que, pese a la ausencia de Neymar por lesión, Brasil tiene jugadores suficientes "para completar tres equipos".

Mateu Lahoz dirigirá el Irán vs EE. UU. y Turpin el Ecuador vs Senegal

Estos serán los árbitros que se encargarán de dirigir los partidos de este martes 29 de noviembre en el Mundial de Qatar 2022.

Mixco le empata sobre la hora a Iztapa y lo deja sin postemporada

Los "Chicharroneros" ya sin posiblidades de clasificar ya solo jugaron a sumar puntos en la lucha del próximo torneo por el descenso

Alphonso Davies marca el primer gol de Canadá y el más rápido de Qatar 2022

Ninguno de los encuentros disputados hasta el momento en Qatar 2022 había tenido un gol en tan poco tiempo.

TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR