21.9 C
Guatemala City
domingo, julio 3, 2022

Reducir el impuesto al combustible no funciona en Alemania

La reducción temporal del impuesto sobre hidrocarburos no supone ningún alivio para las empresas de transporte y logística.

Noticias relacionadas

Las críticas a las empresas de hidrocarburos son cada vez mayores porque la reducción fiscal a los combustibles, decidida por el Gobierno alemán, no está surtiendo efecto.

Se suponía que el precio del litro de gasolina iba a bajar 14 céntimos de euro, pero el precio en las gasolineras sigue rondando los dos euros.

Los precios del combustible, cada vez más elevados, no solo afectan a los viajeros, sino que también suponen una carga para las empresas del sector del transporte y la logística, cuyos camiones garantizan el mantenimiento de las cadenas de suministro.

La Asociación Alemana de Transporte por Carretera y Logística (BGL) ha informado que algunas empresas ya han tenido que declararse en quiebra.

Según el portavoz de la BGL, Dirk Engelhardt, no se puede hablar de un alivio mediante la reducción del impuesto sobre hidrocarburos.

«Por un lado, lo vemos en los precios todavía extremadamente altos en las gasolineras. Por otro lado, esta reducción de costos no es suficiente para compensar los inmensos aumentos de gastos en el transporte por camión».

Por ejemplo, la asociación calculó un aumento del 34 por ciento en los costos totales de sus empresas afiliadas de enero a marzo.

Los precios del GLP se disparan

Cada día circulan por las carreteras alemanas unos 250 mil camiones. Y no solo para entregar productos a los supermercados.

«No hay ningún sector que pueda prescindir del transporte con camiones, porque más del 70 por ciento de las mercancías en Alemania se transportan con este tipo de vehículo», señala Engelhardt.

La BGL está formada en su totalidad por pequeñas y medianas empresas de hasta 20 empleados. Pero no son solo los implacables precios de la gasolina los que están causando problemas a muchos de ellos.

Muchos han invertido en unidades con gas licuado (GNL) para su flota. Estas empresas, asegura Engelhardt, «tienen los mayores problemas, porque el precio del gas ha subido mucho más que el de la gasolina».

Según la BGL, de unos 90 céntimos de euro por kilo, en enero del año pasado, a más de 2,30 euros en esta primavera.

Frank Huster, director general de la Asociación Alemana de Transporte de Carga y Logística (DSLV), no ve en la reducción del impuesto sobre hidrocarburos, limitada de junio a agosto, un apoyo notable para el sector, porque «una rebaja temporal de unos pocos céntimos del impuesto no ayuda mucho, de cara al alto nivel de precios. Además, tampoco protege contra nuevas subidas de precios en el futuro».

Precios de la logística seguirán subiendo

La DSLV representa los intereses de 3 mil proveedores de servicios de transporte y logística en Alemania. La facturación anual de las empresas organizadas en la DSLV es de 113 mil millones de euros.

A pesar de las tensiones en las cadenas de suministro a nivel mundial y de los diversos cuellos de botella, este sector todavía puede garantizar los suministros básicos para el comercio y la industria, según Frank Huster.

Sin embargo, es probable que los precios sigan subiendo, agrega. Algo que, finalmente, provoca un nuevo aumento del precio de los productos transportados.

Dado que las empresas de transporte realizan pagos por adelantado, el portavoz de la junta directiva de BGL, Engelhardt, aboga por una reducción legal temporal de los plazos de pago a dos semanas, para fortalecer la liquidez.

Y en lo que respecta al mantenimiento de las cadenas de suministro, Engelhardt insiste en un conocido problema al volante de un camión: «En Alemania faltan 80 mil  conductores, y la brecha sigue creciendo cada año, porque unos 30 mil se jubilan, pero solo 15 mil nuevos se forman».

*Con información de DW

Últimas noticias