Verstappen: «Ojalá pueda repetir en Montreal mi victoria del año pasado»

Comparte esta noticia

El neerlandés, Max Verstappen (Red Bull), que hace dos domingos reforzó su liderato en el Mundial de Fórmula Uno al sumar su quinto triunfo del año en el Circuit de Barcelona-Catalunya, declaró, con miras al Gran Premio de Canadá, el próximo fin de semana, que «ojalá pueda repetir la victoria del año pasado» en el circuito Gilles Villeneuve de Montreal.

Declaraciones de Verstappen

«Siempre es agradable volver a Montreal; es una gran ciudad y los aficionados son geniales allí. La pista es muy especial, también, porque pilotas por encima de ‘pianos’ (bordillos) de vieja escuela y el ambiente mola mucho también», comentó ‘Mad Max’, de 25 años, que tras ganar en Barcelona apunta claramente a su tercer título seguido y lidera el Mundial con 170 puntos, 53 más que su compañero, el mexicano Sergio Pérez; y con 71 de ventaja sobre el doble campeón del mundo español Fernando Alonso (Aston Martin), que, con 41 años, se ha convertido en la gran sensación del arranque de temporada.

Detalle importante

«La configuración del coche debe encontrar el equilibrio adecuado entre la velocidad punta en rectas y poder pasar sin problemas por encima de los pianos», comentó Verstappen, que en Montmeló firmó hace dos domingos su cuadragésima victoria en la F1, una de ellas -la de la temporada pasada- en Canadá con miras al octavo Gran Premio del Mundial.

«Por supuesto que tengo en mente mi victoria del año pasado; así que espero que podamos lograr algo parecido este año», comentó el líder del campeonato con miras al octavo Gran Premio del Mundial.

Noticias relacionadas

 

Andy Murray le pone fecha a su retiro de las canchas

A sus 36 años -cumplirá 37 en mayo, Murray ha ganados dos Wimbledon (2013 y 2016), un US Open (2012), las dos medallas de oro ya mencionadas, 14 Masters 1.000, ha estado 41 semanas como número uno y levantado 47 títulos

¿De qué se trata el robo reportado previo a los JJOO Paris 2024?

La seguridad de la cita olímpica es posiblemente el principal quebradero de cabeza de las autoridades francesas y de la organización de los Juegos, especialmente la novedosa ceremonia de inauguración, que consistirá en un desfile de barcos por las aguas del Sena y con varios cientos de miles de espectadores