• Banrural Julio 2024
  • Banner Gallo

Un exjugador australiano de rugby se suicida tras quemar vivos a su exmujer y sus tres hijos

Comparte esta noticia

Rowan Baxter acabó con la vida de su exesposa y sus tres hijos incendiando el automóvil en el que se encontraban, según han desvelado los primeros informes forenses.

El ex jugador de rugby profesional, de 42 años, anteriormente internacional con Nueva Zelanda, supuestamente llenó una lata de gasolina antes de dejar subir al coche con su exesposa, Hannah y sus hijos pequeños dentro, para acabar prendiéndole fuego y acabar con la vida de los cuatro integrantes. Los hechos ocurrieron el pasado miércoles por la mañana en Brisbane, tal y como contó el medio australiano 9News .

Según publica ABC Australia, la mujer de 31 años logró saltar del coche y gritar “me ha vertido gasolina”. Los servicios de emergencia la trasladaron hasta el hospital con graves quemaduras, donde no se pudo hacer nada por su vida.

Baxter también salió del vehículo en llamas, pero murió allí mismo de una herida de arma blanca que él mismo se hizo, según han informado las autoridades australianas. Posteriormente, la policía descubrió los cuerpos de sus hijos, de 6, 4 y 3 años, dentro del vehículo.

Según ha trascendido, la pareja se habría separado el pasado año 2019, aunque aún estaban buscando un acuerdo por lo que a la custodia de sus tres hijos respecta.

Noticias relacionadas

  • Banrural Julio 2024
  • Banrural Julio
 

El Real Madrid tendrá restaurantes en el aeropuerto de Barajas

El Real Madrid, a través del proyecto ‘The Corner by Real Madrid’, contará con locales de restauración en los aeropuertos de España, empezando por las terminales T1 y T4 del Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Verstappen quiere resurgir en Hungría pese a la amenaza de los McLaren y los Mercedes

La ferocidad del neerlandés Max Verstappen (Red Bull), en entredicho tras no conseguir la victoria en los dos últimos grandes premios en Austria y Silverstone, quiere resurgir en el GP de Hungría, aunque para ello deberá demostrar, de nuevo, que no ha perdido un ápice de voracidad ante los McLaren, los Ferrari y unos inesperados Mercedes.