La Red 5G de ClaroLa Red 5G de Claro
15.9 C
Guatemala City
sábado, octubre 1, 2022

México y Ecuador, como locales en Chicago

Noticias relacionadas

Chicago (EE.UU.), 5 jun (EFE).- Cerca de 50.000 aficionados acudieron este domingo al Soldier Field de Chicago para animar a las selecciones de México y de Ecuador, que se enfrentaron en un partido amistoso preparatorio para el Mundial de Catar 2022 en el que ambos se sintieron locales, coreados y apoyados en un ambiente de fiesta.

Ya a partir de las primeras horas de la mañana, por el centro de Chicago aparecieron camisetas verdes de México y amarillas de Ecuador, marcando el comienzo de una fiesta que se trasladó horas después al Soldier Field, a pocos más de media hora caminando del centro de la ciudad.

Banderas de México y Ecuador tiñeron de color Lake Shore Drive, la avenida que, rodeada por un parque, por un lado, y por el lago Michigan, por el otro, lleva del centro a la zona del estadio.

Más de un millón de latinos viven en Chicago, divididos en barrios como el cercado Pilsen, y miles se desplazaron al Soldier Field para disfrutar de la tarde antes de acceder al estadio.

Parrilladas, música, cánticos, trompetas dieron comienzo a la fiesta fuera del coliseo de Chicago, que alberga habitualmente los partidos de los Bears, de la NFL, y de los Fire, de la MLS.

Pese a que los precios de las entradas más baratas superaran los setenta dólares, solo quedaban pocos asientos disponibles para ver el encuentro y muchos aficionados se desplazaron a Chicago incluso desde estados cercanos, como es el caso de un grupo de amigos procedentes de Kentucky.

«Es una alegría, no siempre se tiene a la selección de Ecuador viniendo a jugar seguido acá en los Estado Unidos, es una oportunidad maravillosa para disfrutar esta fiesta del fútbol», aseguró a EFE José, ecuatoriano de Guayaquil, pero mudado a Estados Unidos desde hace 17 años.

Ecuatorianos y mexicanos disfrutaron del encuentro en un ambiente de máxima amistad: «Se ve una hermandad, eso es lo más bonito del fútbol, que nos une», afirma el aficionado.

Otros amigos, Marco Antonio Villa, de Guadalajara, y Carlos Murrieta, ecuatoriano de Naranjal, acudieron al encuentro llevando las camisetas de sus respectivos países.

«Sentimos felicidad, orgullo, representan a todo el país para los que estamos aquí, que no podemos regresar al país por largo tiempo», le afirmó Marco Antonio a EFE.

«Estoy orgulloso por tener aquí a la selección de Ecuador y podernos acercar a verlos», afirmó Carlos.

Y es que la llegada de las dos selecciones a Chicago ha tenido un impacto notable en Chicago, también a nivel de negocios para los residentes latinos.

Axel Gómez, vendedor en una tienda de ropa deportiva del barrio de Pilsen, le dijo a EFE que hubo un notable incremento en las peticiones de las camisetas de México con el nuevo logotipo.

«Hay una expectativa bastante alta, muchos compatriotas mexicanos se han venido a la tienda preguntándome por playeras, ‘jerseys’, por los boletos que pronto empezaremos a vender», aseguró.

«La gente está muy emocionada, de ambos lados, del lado de Ecuador y de México. Todos preguntando por ‘jerseys’, playeras, incluso los guantes de portero, todo con tal de llevar los colores del país», agregaba, a pocos días del encuentro de este domingo.

Una fiesta de fútbol para la comunidad latina de Chicago, resumida por la pancarta mostrada pocos minutos antes del comienzo del partido en el fondo sur del Soldier Field.

«Somos locales», era el lema del ‘Mex-Tour’ del ‘Tri’, que disputó su partido número 100 en Estados Unidos. Efectivamente, por el apoyo y el cariño recibido por ambas selecciones, Chicago se convirtió por una tarde en una extensión de México y Ecuador.

Últimas noticias