El Levante bajará si no gana al Real Madrid y el Granada vence al Athletic

Comparte esta noticia

Valencia, 8 may (EFE).- El lateral del Levante Jorge Miramón admitió este domingo la dificultad del partido del jueves en el Santiago Bernabéu ante “el mejor equipo del mundo”, pero recalcó que tienen “tres finales” por la permanencia y que está convencido de que pueden ganarlas.

“El equipo mentalmente cree y está muy fuerte, va a ser muy complicado en el Bernabéu, pero tenemos que creer que podemos y tenemos que ir a ganar. Tenemos tres finales y las tres las tenemos que ganar”, dijo a los medios oficiales del Levante.

“Tenemos que ir a muerte, a ganar y seguir en esta dinámica”, agregó el jugador aragonés, que se mostró muy satisfecho con el nivel del equipo ante la Real Sociedad. “Fue una victoria muy buena porque la Real nos puso en muchos problemas y es un gran equipo”, afirmó.

Además, Miramón destacó que el papel de la afición del Levante en el encuentro ante el equipo vasco en el Ciutat de València el pasado viernes fue decisivo.

“En los tres años que llevo aquí no había sentido esta unión tan fuerte. Fue algo espectacular, la afición estuvo de diez y siguen estando ahí a pesar de la temporada que ha sido muy mala y que sigan porque les necesitamos», aseguró.

El lateral, sin embargo, restó importancia al gol anotado ante la Real Sociedad, que fue su primer gol como levantinista en casi tres temporadas, y subrayó que todo se debe a la confianza que tienen ahora mismo.

“Tenemos que creer, yo creí que la iba a meter y la metí. Estamos en ese momento que creemos, que sabemos que somos buenos y que lo podemos conseguir”, finalizó.

Noticias relacionadas

 

Andy Murray le pone fecha a su retiro de las canchas

A sus 36 años -cumplirá 37 en mayo, Murray ha ganados dos Wimbledon (2013 y 2016), un US Open (2012), las dos medallas de oro ya mencionadas, 14 Masters 1.000, ha estado 41 semanas como número uno y levantado 47 títulos

¿De qué se trata el robo reportado previo a los JJOO Paris 2024?

La seguridad de la cita olímpica es posiblemente el principal quebradero de cabeza de las autoridades francesas y de la organización de los Juegos, especialmente la novedosa ceremonia de inauguración, que consistirá en un desfile de barcos por las aguas del Sena y con varios cientos de miles de espectadores